Beneficios del divorcio de mutuo acuerdo

09.06.2017

La experiencia nos dice que siempre que sea posible es mejor una separación o divorcio de mutuo acuerdo que uno contencioso. 

Existen varios motivos por los que es preferible llegar a un acuerdo entre los cónyuges, y estos son;

  • Por el bien de los hijos, que en estos casos son los más perjudicados sobretodo según la edad que tengan, ya que no entienden porqué sus padres se separan y a menudo se encuentran presentes en discusiones desagradables.         En un procedimiento de mutuo acuerdo sus hijos no tendrán que declarar ante el Fiscal ni ante el equipo de psicólogos y evitarás hacerles que pasen por un sufrimiento innecesario y el desgaste que supone para la familia el divorcio contencioso, en el que los padres en ocasiones utilizan a sus hijos para hacer daño al otro y les hablan mal del padre o la madre, siendo los hijos los que más sufren, pudiendo llegar a tener secuelas en un futuro.

En Mama Legal ponemos todo nuestro empeño para que las separaciones conyugales sean lo menos traumáticas posible para vuestr@s hij@s. 

  • Es mejor para la relación futura entre los cónyuges, al haber alcanzado un acuerdo la relación que pueda haber en un futuro sobretodo en el caso de que haya hijos es menos tensa, más natural y existe menos resentimiento entre las partes. En cambio ante un divorcio contencioso los cónyuges sueles usar todas sus armas en juicio contra quien fuera su pareja y transformándose en enemigos y perdurando en el tiempo dicho enfrentamiento.
  • La salud mental de los cónyuges se ve menos afectada. Si ya es complicado aceptar una ruptura aún lo es más cuando entramos en demandas y juicios que suelen terminar en luchas encarnizadas, interrogatorios, acusaciones, venganzas, que no hacen más que daño a las partes y no aportan ninguna solución a la familia.

Después de una ruptura es recomendable buscar ayuda emocional y psicológica, a fin de cerrar una etapa y volver a recuperar las riendas de nuestra vida.

  • Es un procedimiento mucho más sencillo. Se presenta la demanda junto con el convenio regulador suscrito por ambas partes y redactado por el abogado, en el que se establecen los acuerdos que han alcanzado y las medidas a adoptar tales como uso del domicilio familiar, guarda y custodia de los hijos, pensión de alimentos, régimen de visitas, ...                                                                                   Al haber llegado a un acuerdo consensuado entre ambos cónyuges, estos suelen cumplirlo, en cambio ante un divorcio contencioso quien decide es el Juez y siempre habrá una de las dos partes a la que no le parezca bien la decisión judicial y suele haber muchos más incumplimientos.
  • Es más rápido, en cuestión de 3 o 4 meses aproximadamente, (según el Juzgado y su volumen de trabajo), los cónyuges se habrán ratificado ante el Juez, mientras que un divorcio contencioso puede durar más de un año y si se recurre la Sentencia bastante más.
  • Es más económico que un divorcio contencioso. Al no celebrarse juicio los honorarios de abogado y procurador son menores.                                                                             Los cónyuges pueden estar representados por el mismo procurador, y que sea el mismo abogado quien asuma la defensa de los dos, lo que también supone un ahorro importante.                                                                               Si los cónyuges quieren alcanzar un acuerdo pero dudan acerca de si un mismo abogado les va a defender adecuadamente y va a ser imparcial, recomendamos que cada uno tenga su propio abogado y procurador y en este caso la negociación se llevará a cabo entre los letrados.     Lo más importante es confiar en tu abogado y sentirte plenamente respaldado por él.

Como padres que somos no podemos olvidar que nuestros hij@s lo serán para siempre, que aunque nos separemos de nuestra pareja vamos a tener que seguir manteniendo una relación cordial entre nosotros porque mientras nuestros hij@s no se emancipen tendremos que tomar decisiones sobre ellos, sobre salud, estudios, ocio... decisiones que se deberán consensuar y que será mucho más fácil para todos si lo hacemos sin rencor, ni odio, si lo hacemos desde el entendimiento, con normalidad y cordialidad por el bien de todos los miembros de nuestra familia.

Si necesitas asesoramiento jurídico escríbeme!!!

Agustina Rico.

Abogada