Ruptura Feliz, como superar una ruptura sentimental

21.11.2017

Creemos que después de una ruptura es recomendable buscar ayuda emocional y psicológica, a fin de cerrar una etapa y volver a recuperar las riendas de nuestra vida.

Para ello contamos con la ayuda de Cristina Rodríguez, Coach de rupturas sentimentales en www.soycristinarodriguez.com

En Mama Legal tratamos de hacer que la separación y el divorcio sean lo menos traumático para las parejas y sobretodo para los hijos, acompañándolos desde la cercanía con la que tratamos a nuestros clientes, la empatía que mostramos hacia las parejas que vienen a nuestro despacho porque su relación ha terminado y la experiencia que nos avala con más de 12 años en el ejercicio de la abogacía.

Es muy importante recibir el apoyo tras la ruptura, desde la experiencia propia de Cristina Rodríguez como Life Coach con formación en terapia cognitiva conductual, gestión de las emociones, entrevista motivacional, atención al acoso, comunicación no violenta, gestión de conflictos y mindfulness y soy coach con programación neuro-lingüistíca certificado por la asociación española de PNL y realicé el practitioner en programación neuro-lingüistíca y el curso de facilitadora de EFT-Tapping.

A continuación podéis leer este interesante artículo sobre lo que os puede ofrecer Cristina Rodríguez.

Hoy quiero compartir con vosotros un artículo que creo que puede ser de mucha utilidad a algunos de vosotros ya que trataré un tema que, tristemente, es totalmente actual. El tema es los divorcios o separaciones y cómo gestionarlos en el caso de tener hijos en común.

Antes de empezar os comentaré un poco cómo llegué yo hasta aquí.

Yo sé muy bien cómo te sientes, y lo sé porque yo también estuve ahí. Justo ahí donde tú estás ahora. De un día para otro mi vida también cambió y dejé de vivir con mi marido y mis hijos a vivir sola una semana y con mis hijos otra y te digo que no fue fácil. Soy una persona altamente sensible y lo viví muy intensamente pero desarrollé una capacidad de adaptación que me permitió superarlo con éxito, reinventarme y a partir de ahí ayudar a más gente que a mi alrededor también pasaba por el proceso de separación.

Me di cuenta de que la sociedad de hoy en día tiene muchas carencias a la hora de gestionar las emociones y frustraciones y en un momento como la separación esta gestión puede significar una vida futura feliz o una vida sumida en la rabia y el rencor.

MI SANACIÓN DE LA RUPTURA

El proceso de sanación de una ruptura pasa por fases dolorosas, no deja de ser un proceso de duelo ya que hay una pérdida, aunque en este caso, debido a una separación y no a una muerte.

La ruptura requiere una adaptación, justo igual que cuando una cambia de trabajo, de ciudad... y esta adaptación requiere tiempo, esfuerzo y constancia y se convierte en un tema mucho más delicado cuando hay niños de por medio ya que debes gestionar tu tsunami de emociones y a la vez hacer que los niños sufran lo mínimo posible por la situación.

Tal y como yo lo veo existen dos opciones de encarar una ruptura. La primera, y la menos eficaz, es cerrar los ojos, cruzar los dedos y esperar que pase rápido dejándote llevar. Te puedo asegurar que esta opción no es nada recomendable ya que quedas a merced del torrente de emociones del momento y no tomas decisiones conscientes si no llevadas por los impulsos y esto te lleva inequívocamente al error.

La segunda opción es la opción consciente, la ruptura mindfulness, por definirla de alguna manera. Esa ruptura en la que tú tomas de nuevo el control de tu vida y no te dejas llevar por la marea del momento. Esta es la opción con la que tienes más posibilidades de conseguir lo que tu deseas ahora mismo. Poder volverte a sentir feliz, alegre, con nuevas metas e ilusiones en esta nueva etapa de tu vida y lo más importante, que tus hijos vivan la separación de la manera menos traumática y más constructivamente posible.

Te invito a que lo pienses detenidamente, ¿Cuál de estas opciones es la que más te resuena actualmente? ¿Cuál crees que te puede aportar mayor beneficio a ti y a tus peques?

Si elegiste la segunda opción en este post voy a hablar de 3 puntos que te pueden ser útiles.

CUSTODIA

Lo primero sería comentar que, siempre y cuando no existan razones legales que lo contraindiquen o que el bebé sea tan pequeño que todavía esté lactando..., lo más sano para los niños es una custodia compartida.

Seguramente ahora te dejas llevar por la ira y la rabia, probablemente querrías hacer un vudú con tu ex, pero todo eso pasará con el tiempo y de lo que se trata es de construir un futuro sano para que tus hijos y tú, y claro que si, también tu ex, seáis lo más felices posible.

Y te cuento una cosa, si en el inicio se siembra odio, se recoge odio y corres el riesgo de ser esa persona amargada que todos conocemos que enfoca su vida a qué le hizo su ex y a lo malo que fue y desperdicia su vida en quejas porque se ha quedado en su perfil de víctima y allí seguirá. Yo te invito a tomar el papel de guerrero y a construir la vida futura que tú quieres llevar y que ésta no se rija por el rencor.

Los peques tienen el derecho a estar con su papá y tienen el derecho a estar con su mamá. Bastante duro será para ellos la adaptación a la nueva realidad como para dejar de ver a alguno de ellos con la asiduidad que sería necesaria.

Este es el momento de pensar en ellos, se que duele solo pensar en separarse de ellos, pero hay que mantener la mente fría y tomar conciencia de que los que pierden son los peques.

Puede que estés intentando "fastidiar" a tu ex por todo lo que te ha hecho, por lo probablemente injusta que encuentras esta situación pero...

¿Quién va a quedarse sin ver a papá o a mamá como quisiera? ¿Quién no va entender por qué no ve a papá o a mamá? ¿Quién va a echar de menos a su papi o mami?

Pues si, la respuesta es tus hijos. A quién realmente estás fastidiando es a tus hijos y estoy segura de que es lo último que quieres en un momento así. ¿Cierto?

Piensa como será para ellos que sigan teniendo relación cercana con el padre, abuelos paternos, tíos y primos paternos y al igual con los maternos y así conservar su identidad de pertenencia a la familia que lo vio nacer y que tanto lo quiere. ¿Qué te parece?

COMUNICACIÓN CON EL EX

Se que cuando se está viviendo una separación la comunicación con el ex suele ser uno de los puntos más conflictivos. Hay muchos sentimientos y emociones en el ambiente y hay que hacer un verdadero esfuerzo por no entrar en la confrontación.

¿Cuando hay niños de por medio? El esfuerzo debe ser titánico. Tus niños no deben presenciar discusiones o conversaciones altas de tono. Sois las dos personas que más quieren en el mundo, sus dos pilares en esta vida. ¿Cómo crees que se sienten los niños cuando ven a sus papis discutir? Se sienten perdidos, desamparados, confundidos y estoy segura de que no quieres eso para tus peques.

Si tu ex inicia una discusión delante de los niños cuenta hasta 10, piensa en tus hijos y no entres en la provocación. Seguro que sabes qué decirle en ese momento. Un ejemplo podría ser: "Creo que delante de los niños no es el lugar más adecuado para discutir este tema, si te parece bien, lo hablamos en otro momento".

Te invito a que lo pruebes, te quedarás con la sensación de haber actuado coherentemente, de no haber perdido el control y no haber caído en la provocación y de haber protegido a tus hijos de una situación realmente desagradable para ellos. Es una situación muy empoderante.

COMO LE DIGO A MIS HIJOS QUE NOS SEPARÁBAMOS

Cabe señalar, que por pequeños que sean, deben estar al tanto de lo que está sucediendo. Es mucho mejor que sepan lo que les depara el futuro que verse en unas idas y venidas que no sabe por qué ocurren, ahora con uno, ahora con otro... El niño siempre tiene que saber lo que va a pasar y como va a ser. Y se deberán responder todas las preguntas que nos hagan.

En medida de lo posible se les deberá comunicar en presencia de los dos padres y con un tono relajado.

Se deberá utilizar un lenguaje comprensible para ellos y adaptado a la edad que tengan.

Deberán disponer de toda la información, donde vivirá papá, donde vivirá mamá, donde vivirán los niños...

Nunca se señalarán culpables. Nunca.

"Papá y mamá ya no se llevan bien, justo como tú con ese niño o niña de la guardería o del cole que no te cae bien, y ya no podemos seguir viviendo juntos aunque eso no cambia nada lo que sentimos por ti y te seguimos queriendo muchísimo" es un ejemplo.

En el caso de que los niños sean muy pequeñitos se deberán utilizar frases cortitas y concretas explicando que a partir de ahora papá o mamá o los dos se irán de casa y vendrán una semana si, una semana no... En fin, explicando las condiciones en las que se haya establecido la custodia.

Y, aunque se que es muy difícil, es mejor comunicarlo controlando mucho la emocionalidad.

Y recordad que para los niños es terrible oír hablar mal o que los enfrenten o les hagan ver lo malo que es su padre/madre. Sea como sea esa persona es una de las personas más importantes en su vida.

Les hace mucho daño emocional y debemos procurar no caer en eso y también llamar la atención si abuelos, hermanos o amigos hacen algún comentario de este tipo delante de ellos.

Espero que este post haya servido a alguna persona encarar con otro punto de vista su separación, si es así, me daré más que por satisfecha.

Fuerza, ánimo. Vuestra nueva vida os espera.

Podéis contactar con Cristina Rodríguez en www.soycristinarodriguez.com y en Facebook 

Aquí tienes más consejos para superar una ruptura amorosa